Emoción

La Vuelta nos ha cerrado la boca a todos. Sobre todo a los que llevábamos semanas con esa cantinela de que la contrarreloj iba a dejar todo visto para sentencia. También, que el Angliru quedaría de comparsa y solo serviría – con suerte – para decidir el pódium de la tercera grande del año. La realidad es otra y el sueño húmedo de los organizadores se cumplirá: el rojo estará en juego hasta el último día de competición. Será en el Angliru, uno de los puertos míticos de la carrera, donde Vicenzo Nibali busque arrebatarle el liderato definitivo a Chris Froome.

IMG-20170906-WA0009
Stefan Denifl fue el sorprendente ganador en Los Machucos tras aguantar desde la fuga. Gran día para el Aqua Blue Sport – ©Photogomez Sport

Sonreía a medias Chris Froome tras su peor día en la Vuelta. Después, en la entrevista con la señal internacional se mostraba confiado con mantener el rojo en las próximas tres jornadas, que serán por lo menos nerviosas para el corredor del Sky. En los Machucos el británico no mostró sus mejores piernas y Mikel Nieve volvió a ser su hombre de confianza para salvar una jornada muy complicada. El vasco es el gregario del año, capaz de brillar con luz propia en el Tour y en la Vuelta protegiendo como nadie a su líder. El Orica se lleva un corredorazo, con mucha clase y con una lealtad que ya les gustaría a otros. También se llevan a un maravilloso profesional. Froome – aunque el Sky ha fichado de lujo – lo echará de menos.

La llegada a Valles Pasiegos en Cantabria devolvió a la carrera la lluvia, la niebla y también esa emoción que echábamos de menos en las últimas jornadas. El Sky había controlado con mano de hierro la Vuelta y su tren siempre aumentaba la velocidad para minimizar los ataques en la parte final de los puertos. Fue así en Sierra Nevada o en la Pandera, pero en los Machucos el cambio de escenario provocó que todos los favoritos finalizaran por delante de Chris Froome por primera vez en la carrera. El más peligroso es un Nibali que se coloca a 1:16 y que es un perro viejo en eso de remontar en las terceras semanas. Así se llevó su último Giro y así se intentará quitar la espina clavada del Angliru 2013. Ese año también llegaba segundo y tenía que arrebatarle el rojo a otro Chris, en este caso a Horner.

Nibali
Nibali está preparado para intentar el asalto al rojo en los próximos tres días – ©AS

Froome y Nibali protagonizarán un duelo a dos bandas (con el apoyo inestimable del Sky) en el Angliru, mientras que el pódium también estará en juego hasta el final. Zakarin buscará la remontada – más sencilla – ante un Kelderman que hoy ha sufrido. Además, Alberto Contador ha recortado lo justo para ser un corredor peligroso en las tres jornadas que quedan. Esas que se coronarán en el Angliru pero que antes presentan dos llegadas por lo menos nerviosas: mañana en Santo Toribio de Liébana y pasado con la entrada a Gijón previo paso por el puerto de San Martín de Huerces.

La Vuelta lo ha conseguido otra vez. Días nerviosos, finales espectaculares y diferencias mínimas hasta el final. Por eso su modelo continúa y poco a poco se extiende a otras carreras como el Tour de Francia. Por eso, sus audiencias mejoran cada año y por eso cada vez atrae a más al gran público. El año que viene la carrera deberá superar la desaparición del hype de Alberto Contador, pero parece que la participación y el resultado les seguirán dando la razón. Quedan 3 días de Vuelta y quedan – eso es lo mejor – tres jornadas cargadas de emoción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s